Viajar usando Couchsurfing

Viajar usando Couchsurfing post-pandemia

En este artículo te explico brevemente qué es Couchsurfing, mi experiencia usando esta plataforma y cómo ha cambiado sus condiciones de uso durante la pandemia.

1.¿Qué es Couchsurfing?

Couchsurfing surgió en el 2004 como una plataforma para viajeros que desean vivir una experiencia única alojándose con lugareños sin ningún pago monetario por la estadía. En retorno, quien recibe hospedaje, está llamado a acoger en su hogar a otros viajeros. Parece muy arriesgado esto de alojar a ‘desconocidos’ pero esta plataforma te presenta ello como una forma de intercambio cultural, desde el llenado de datos de perfil con preguntas como: ¿Qué idiomas hablas?,¿qué puedes ofrecer?, describe algo increíble que hayas hecho, entre otras; así como también las actividades, eventos, grupos, etc., reflejan un concepto de comunidad.

 

cómodo sofá en una sala

Para hospedar no se necesita una habitación extra, basta un cómodo sofá o un espacio donde colocar la bolsa de dormir.

 

Años más tarde, la plataforma incorporó la aplicación ‘Couchsurfing Travel app’, por la cual se puede conectar con otros viajeros sin el tema del hospedaje de por medio. Para reunirte con otras personas solo necesitas publicar tu estado mencionando lo que quieres hacer ( ‘Quiero ir de trekking a…’, ‘Quiero ir a bailar en…’, ‘Quiero reunirme en…’, etc.) y los interesados pueden solicitar unirse a tu conversación. 

Escalando montañas con otros couchsurfers

Couchsurfing es excelente para compartir experiencias con otros viajeros que tengan tus mismos intereses como por ejemplo, los deportes de aventura.

2. Mi experiencia en Couchsurfing

  • Hospedando:

Me registré en Couchsurfing en el 2015, y al poco tiempo, sin saber mucho al respecto, tuve la mala suerte de aceptar la solicitud de un tal ‘Juan’ que para empezar, no tenía completa la información de su perfil, no tenía ningún comentario previo ni de viajeros, ni de anfitriones, entre otros detalles que ya lo hacían sospechoso. Pues, al final, resultó ser un estafador. La historia es larga, si desean detalles se los dejo en los comentarios de abajo.

Lo que pasó después de esa mala experiencia es que solamente acepté solicitudes de Couchsurfers con los que primero me reunía para charlar y luego de ello, si me daban confianza, les ofrecía hospedaje.

  •  Como huésped:

Les cuento brevemente una de mis malas experiencias. Estaba hospedada con una amiga y queríamos conocer lugares culturales, por lo que nuestro anfitrión nos ofreció llevarnos a una hacienda donde alquilaban caballos, lo cual sonaba genial; sin embargo, al final de su explicación nos quería cobrar por ‘su tiempo’. Eso no fue lo grave, lo que me molestó fue que cuando le pedimos la clave de WIFI, se negó a darla con la excusa de que luego ‘estaríamos en el celular’ y no hablaríamos con él. Después de casi suplicarle y darle mil razones lógicas por la cual necesitábamos el internet, al fin nos dio la clave (habíamos estado sin señal en el celular por casi 27 horas). Luego de retirarnos, nos dejó un mal comentario en el perfil de Couchsurfing, diciendo que habíamos usado su casa como hotel.

Esta experiencia no me detuvo, como dice el proverbio alemán ‘La práctica hace al maestro’, así que continué usando Couchsurfing para conocer viajeros en la ruta o para hospedarme. Lo que aprendí con el tiempo fue la importancia de la comunicación constante con el anfitrión, así tenía una idea de si iba a congeniar o no con dicha persona. Mis siguientes experiencias fueron todas positivas.

  • Usando la app de Couchsurfing: 

A veces encontraba gente que no respondía más que un saludo inicial, otros que se me insinuaban, otros que mantenían una larga conversación pero al final nunca tenían tiempo ni para ir a tomar un café. Lo que más me parecía fuera de lugar eran las personas que no tenían ningún interés de viajar y estaban en la aplicación solo para acostarse con extranjeros o en general, para buscar sexo casual como si fuera una app de citas. 

Por otro lado, cuando al fin quedaba con alguien para reunirme, me pasó también que no se aparecieron por ningún lado. Felizmente, siempre sugería un punto de encuentro en lugares concurridos como centros comerciales, primero por mi seguridad y segundo por si llegaban tarde o no venían, lo mismo me divertía haciendo mis compras. Gracias a esta app me he reunido con cientos de viajeros tanto locales como extranjeros, algunos fueron una buena compañía solo en ese momento, otros se convirtieron en compañeros de viaje y unos cuantos, en amigos de por vida.

Aquí con amigos que conocí por medio de Couchsurfing

3. ¿En qué cambió Couchsurfing durante esta pandemia?

En primer lugar, quiero aclarar que siempre hubo la opción de ‘verificación’, en la cual se pagaba para obtener algunos beneficios extra y dar mayor credibilidad a tu perfil. Lo que cambió desde mayo del 2020 es que, sin previo aviso, Couchsurfing eliminó automáticamente la opción gratuita, dejando sin acceso a quien no paga. Ahora te cobran cerca de unos $3 usd mensual y la membresía anual alrededor de $15 usd. Creo que para quien tiene buenos ingresos económicos este es un precio insignificante; pero, no es la misma situación para los 15 millones de miembros de Couchsurfing.

Después de la crisis económica que dejará esta pandemia, me pregunto quién querrá pagar para hospedar gratis cuando existen otras plataformas como Airbnb donde incluso puedes ganar dinero ofreciendo tu espacio disponible para alojar viajeros (hablaremos más de esto en otro post). En la página de Couchsurfing explican las razones del cobro, entre ellas la seguridad y el corte de presupuesto, pero creo que nada justifica el hecho de no haber avisado antes a los usuarios sobre estos cambios, en especial cuando existe entre los miembros un concepto de ‘Comunidad’.

En conclusión, Couchsurfing es una excelente plataforma para conectar con otros viajeros o lugareños. Es importante la comunicación continua ya sea para hospedar o buscar hospedaje. Couchsurfing mantiene el concepto de intercambio cultural, lo que ha cambiado es que ahora es obligatorio pagar una membresía.  

Y tú, ¿Qué opinas de Couchsurfing? ¿Cómo ha sido tu experiencia con esta plataforma? ¿Estás de acuerdo con estos cambios? Déjame tus respuestas en los comentarios.

Espero que este post te haya sido útil, te deseo mucha suerte y ¡buenas rutas post covid!

Virginia Velasquez

PD: Me encuentras en Instagram como Virginia Wanderlust y si buscas productos con un toque viajero, visita mi tienda online Travel style shop